En busca de la utopía amorosa

UNIVERSAL, sección CULTURA, México, 21 agosto de 2003

Las cinco estaciones del amor completa la Trilogía de Brasília de João Almino

Sonia Sierra

Hablar de las cinco estaciones del amor es como hablar de un tercer margen del río: no existe en términos racionales; sin embargo, buscar una utopía, y alcanzarla, es una aspiración propia de la condición humana.

Las cinco estaciones del amor es el nombre de la novela ganadora el Premio Casa de las Am√©ricas 2003 en novela brasile√Īa, y es la tercera de Jo√£o Almino (1950). Con ella completa el ciclo de su Trilog√≠a de Brasilia, precedido por Ideas sobre d√≥nde pasar el fin del mundo y Samba-enredo.

La de la utop√≠a no es una estaci√≥n imposible, sugiere el escritor en su novela, que es la historia de Ana y un grupo de amigos, los in√ļtiles, quienes en los a√Īos 6o construyeron sus sue√Īos y reafirmaron su amistad, y que tres d√©cadas m√°s tarde tienen un reencuentro, una cita con sus propios destinos.

Ana, que en su interior se debate entre ser ella o Diana, est√° a punto de cumplir 55 a√Īos, es divorciada, cuida a sus dos sobrinos y a sus tres mascotas. Espera el amor, espera a un viejo amigo, espera la cita del grupo.

Hay dos ideas b√°sicas relacionadas con las estaciones –dice el escritor: “Son cuatro las del a√Īo, son c√≠clicas, y pensar una quinta estaci√≥n es como pensar en un tercer margen del r√≠o. Pero hay otra noci√≥n de estaci√≥n que tambi√©n puede leerse aqu√≠, se refiere a las estaciones de la cruz, que son estaciones de sacrificio, finalmente la b√ļsqueda del amor que se encamina a la quinta estaci√≥n, tambi√©n es un calvario.”

Como en sus anteriores novelas, construye una obra donde la voz del narrador es su propuesta literaria más audaz. En Ideas sobre dónde pasar el fin del mundo era un fantasma quien narraba; en Samba-enredo, una máquina fría tenía la voz, y en Las cinco estaciones del amor es una mujer que en primera persona cuenta su historia y la de su grupo. Almino consigue aquí una voz femenina que es de rara veracidad.

El escritor confiesa: “Yo cree un juego para los lectores. Siempre me atrajo tratar de crear una voz narrativa que trajera una sorpresa y permitiera leer el texto de una manera inesperada.”

Hacer una trilogía de Brasilia fue un proyecto que apareció al ir escribiendo las primeras novelas, no algo premeditado. Esta ciudad ha sido una de las 12 en las que ha vivido João Almino.

Brasilia es un s√≠mil de este grupo de in√ļtiles, porque, seg√ļn Almino, “cuando pienso en las identidades de los personajes, Brasilia me da una libertad porque su identidad no est√° centrada, es una ciudad en gran medida sin historia, donde hay hibridismo y al mismo tiempo una gran creaci√≥n cultural.”


REDE SOCIAIS