Cinco placenteras estaciones

LECTOFILIA, a√Īo III, n√ļmero 156, M√©xico, Domingo, 2 de noviembre de 2003

CINCO PLACENTERAS ESTACIONES

por REGINA GARZA

“Todo empieza despu√©s de que recibo la carta de Norberto, hace poco m√°s de un a√Īo, en dos d√≠as de crisis y revelaci√≥n. No puedo evitar lo que va a suceder. Hay errores que s√≥lo aparecen con la experiencia, cuando ya no podemos corregirlos”. Con estas palabras, dichas por Ana, la protagonista de Las cinco estaciones del amor, inicia la novela m√°s reciente del escritor brasile√Īo Jo√£o Almino.

A trav√©s de cinco interesantes cap√≠tulos (“Aventuras de la soledad”, “El amor, esta palabra”, “Laberintos del amor”, “Pasiones de suicidas” y “La √ļltima estaci√≥n del amor”), se devela la vida y los conflictos emocionales de una mujer que frisa los cincuenta a√Īos. Con su matrimonio desintegrado desde hace tiempo, y reci√©n jubilada de la docencia, Ana tiene ahora demasiado tiempo para pensar, caminar hacia el pasado y detenerse en esos momentos que han llegado a trascender. Cu√°ntas preguntas sin respuestas la asaltan. De lo que s√≠ parece estar segura, es de que no estaba hecha para el matrimonio: “Tuve que casarme para aprender lo que es tener un hombre a mi lado. […]. Corregido el defecto de juventud de creer posible cambiar el uno al otro, me convenc√≠ de que el amor es, de hecho, una locura breve, y el matrimonio una tonter√≠a duradera”.

Pese a seguir conservando a sus amigos de tantos a√Īos atr√°s, a eso grupo llamado ¬ęlos in√ļtiles¬Ľ, Ana se sent√≠a sola. (Norberto era el √ļnico del grupo que ten√≠a tiempo de no radicar en Brasilia.)

Mientras Ana atraviesa una dif√≠cil etapa de su vida aquejada por la depresi√≥n, recibe una visita de Norberto, en la que √©ste llega vestido de mujer y se hace llamar “Berta” o “Elena”: Ana queda estupefacta, muda. Tanto este hecho como el haber conocido a Carlos y enamorarse de √©l, le har√°n dar un giro a su existencia, por lo que m√°s tarde Ana pronuncia: “Todo puede evolucionar en muchas direcciones, incluso en las que no prevemos, y la realidad que desconocemos es siempre mayor que todos los sue√Īos que so√Īamos…”.

Con una prosa amena, reflexiva y permeada por la ironía, João Almino nos regala, a través de Las cinco estaciones del amor, una lectura, ante todo: placentera.

Regina Garza dirige el suplemento infantil El Cachetón y
es coeditora de Lectofilia.


SOCIAL NETWORK