Enigmas de Primavera, de Jo√£o Almino

Enigmas de Primavera, de Jo√£o Almino

Antonio Maura (*)

Enigmas de Primavera es una novela de f√°cil lectura, pero compleja. Muchas ideas fueron surgiendo de su lectura, ideas sobre el sue√Īo y la realidad. Pero, ¬Ņde qu√© sue√Īo se trata, de qu√© realidad?

Escribí acerca de ese libro en cuanto lo leía:

‚ÄúSe trata de un espacio entre la realidad y el sue√Īo, pero ¬Ņde qu√© realidad se habla, de la realidad de la red, del mundo de lo virtual, o de la realidad pol√≠tica, de la realidad de la carne que podemos acariciar? Y de que sue√Īo hablamos, ¬Ņde la fantas√≠a novelada de Laila y Majn√ļn, de la historia de la ca√≠da de Granada, de los sue√Īos de un adolescente? Pero lo virtual no es un sue√Īo ni una realidad: es un espacio l√≠quido.‚ÄĚ

Esto es, en parte, lo que veo en este libro, un bildungsroman, sobre la formaci√≥n de un hombre y de una novela que se escribe al mismo tiempo. Tiene, por ello, muchos planos de lectura, muchas capas, como las de la cebolla o las de la cucaracha de Clarice, muchos planos que dif√≠cilmente podr√≠an ser separados, pero que act√ļan sobre el lector y sobre el personaje.

Laila y Majn√ļn, los dos amantes del relato casi m√≠stico, casi √©pico, de Niz√Ęm√ģ, que le√≠ hace unos a√Īos, en la traducci√≥n espa√Īola de Jordi Quingl√©s. Y de ese libro maravilloso de la literatura persa del siglo XII reproduzco estos versos:

Soy tuyo, por muy lejos que estés de mí.
Tu pena, cuando sufres, me da pesar a mí.
No hay soplo de viento que no me traiga tu perfume.
No hay p√°jaro canoro que no pronuncie tu nombre.
Cada recuerdo que ha dejado su huella en mí
permanece eternamente, como si fuera parte de mí.

¬ŅPor qu√© hablar de ese libro casi desconocido en Espa√Īa si queremos hacerlo de esta novela? ¬ŅS√≥lo porque los nombres de los personajes son Laila y Majn√ļn? Pero existen otras mujeres bien definidas en la novela: Carmen y el afecto, Susana y el deseo, Laila y lo imposible, esa Laila de Majn√ļn y de Niz√Ęm√ģ. Otro nuevo plano: el del amor. Es dificil√≠simo que una sola mujer, un hombre, pueda satisfacer todas las necesidades que busca un ser humano. El personaje del libro tiene que luchar por definir su amor y, en este aspecto, s√≠, es un verdadero bildungsroman.

Tambi√©n existen otras realidades, sue√Īos: la realidad de las protestas sociales en el mundo contempor√°neo, como fue la Primavera √Ārabe, el mayo del 68, el Movimientos de los Indignados del 15 de marzo en Espa√Īa, las revueltas de Brasil de este a√Īo, etc., etc. ¬ŅSon sue√Īos populares, realidades? ¬ŅQu√© realidad no es un sue√Īo, que sue√Īo no es una realidad? Y as√≠ podr√≠amos ir descomponiendo las diferentes capas de la novela, por no hablar de la capa hist√≥rica ‚Äďpues se adivina en el libro una investigaci√≥n admirable sobre el reino Nazar√≠ y la ca√≠da de Granada- que se mezcla con la realidad de nuestros d√≠as. Como tambi√©n son actuales los paseos por Madrid, que reflejan sus personajes y que un habitante de la ciudad reconoce con certeza.

As√≠ mismo: verdad y mentira, realidad y sue√Īo. Hay tambi√©n resonancias del Quijote y de las Mem√≥rias p√≥stumas. Ser√≠a, siguiendo la clasificaci√≥n de Carlos Fuentes, una ‚ÄúNovela de La Mancha‚ÄĚ, cuando acierta al distinguir entre ‚ÄúNovelas de Waterloo y Novelas de La Mancha‚ÄĚ, fantas√≠a novelada y novela fantaseada de realidad y de sue√Īo.

Tal vez podamos hablar más ampliamente de ese libro que me gustó, que se lee con placer, pero cuyas frases quedan mucho tiempo flotando en la mente del lector, pues hace reflexionar, y mucho, sobre los tipos de realidad a la que nos enfrentamos nosotros, los hombres y mujeres de siglo XXI.

No s√© si me extend√≠ mucho, pero, a√ļn as√≠, creo que se quedaron muchas cosas en el tintero, entre las l√≠neas torcidas de la pantalla del ordenador, en el espacio l√≠quido que est√° m√°s all√° de la realidad y del sue√Īo.

Enigmas de Primavera, un bello libro.

(*) Antonio Maura es escritor y cr√≠tico literario espa√Īol.


SOCIAL NETWORK